Poesías dedicadas a Salamanca

Aquí en este apartado quiero poner poesías o letras de canciones dedicadas a nuestra querida tierra de SALAMANCA. Si tenéis alguna me la podéis enviar para ponerla aquí.

Salamanca

En la noche de tus calles cuando se empieza a soñar
se escuchan los pasacalles de las tunas al pasar.
Y un latido que se arranca del fondo de una canción
y es que tu eres, Salamanca, y es que tu eres Salamanca
mi nostalgia y mi pasión............

*  *  *  *  *  *

Eres tu, mi Salamanca, la más bella de mis flores
y hoy te trae la estudiantina, su canción y sus amores.
Eres mi rosa querida y con amor yo te digo
que entre mi capa escondida te llevo siempre conmigo.

*  *  *  *  *  *

Eres sueño y eres Tuna de romance y luna blanca
mientras la voz de la Tuna a tus mujeres les canta.
Patria chica de mi anhelo, que me hechizas voluntad
bajo el ancho de tu cielo, junto al surco de tu suelo
brilla tu Universidad......
 
 
 

El Abuelo

 
  Voy a decir para ustedes  
  con cariño y humildad  
  una carta poesía  
  basada en la realidad.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Recuerdo siendo pequeño  
  igual que todos ustedes  
  teníamos gran respeto  
  sin tener tantos placeres.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Entonces era sagrado  
  contestar a los mayores  
  que con mucha educación  
  cumplíamos los menores.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Fuimos muy poco al colegio  
  hay que decir la verdad  
  pero si nos enseñaron  
  a tener que respetar.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Ahora estudian muchos años  
  tienen que tener cultura  
  pero tocante al respeto  
  no hay ninguna asignatura.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Y deberían de tenerla  
  sépanlo los profesores  
  que bien merece un suspenso  
  quien contesta a los mayores.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Los hijos deben ser hijos  
  aun sobrados de potencia  
  los padres deben ser padres  
  por muchos años que tengan.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  No hay cosa para los padres  
  que cause mayor placer  
  que les respeten sus hijos  
  por muy crecidos que estén.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Se encuentran entusiasmados  
  llenos de felicidad  
  pero si ven lo contrario  
  lloran en su soledad.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Se muestran acobardados  
  constantemente sufriendo  
  pidiendo con ansiedad  
  que les llame el Padre Eterno.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Y es triste y doloroso  
  y más que nada inhumano  
  el no encontrar un cariño  
  al llegar a ser anciano.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Los nietos a los abuelos  
  los quieren cuando son niños  
  pero según van creciendo  
  se va el cariño.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Si el abuelo les reprende  
  le contestan enfadados  
  tú ya no entiendes ni papa  
  porque estás muy anticuado.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Cabizbajo y dolorido  
  se queda sólo el abuelo  
  llorando gotas de sangre  
  sin tener ningún consuelo.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Por la mañana temprano  
  dicen muy fuerte y sin duelo  
  no hay quien duerma en esta casa  
  por las toses del abuelo.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  A muchos seres les pasa  
  todo lo que estoy diciendo  
  que Dios se lo tenga en cuenta  
  lo mucho que están sufriendo.  
 

*  *  *  *  *  *

 
  Y me despido de ustedes  
  con lágrimas en la vista  
  y os doy un fuerte abrazo  
  a todos los pensionistas.  
 
 
 

Gratitud a nuestros mayores

 
  Cuanto han cambiado los tiempos  
  y obligaciones aquellas  
  de ir a lavar al arroyo  
  llevando la ropa a cuestas.  
  Lavarla y echarla al sol  
  sobre la tupida hierba  
  para que se blanqueara  
  regándola con frecuencia.  
  Otras veces a los hornos  
  el escriño a la cabeza  
  iban a cocer el pan  
  que amasaban en la artesa.  
  O camino de la fuente  
  el cántaro en la cadera  
  y en la otra cadera el niño  
  que no dormía la siesta;  
  pues no había cochecitos,  
  ni cuartos para niñeras  
  y cada mujer tenía  
  de niños media docena.  
  Digo, por termino medio,  
  y no me paso en la cuenta  
  ¡Que mujeres la ,de antaño!  
  cuanta lucha, cuanta entrega  
  para sacar la familia  
  a veces con tal miseria  
  de no tener para el hijo  
  ni un trozo de pan siquiera,  
  pero siempre confiaron  
  en Dios y su providencia;  
  El, que mantiene a las aves  
  que no siembras ni cosechan  
  y que a los lirios les viste  
  con más galas que la ciencia.  
  Hoy han cambiado los tiempos  
  y las labores aquellas.  
  ¿Quién no tiene lavadora  
  automática de esas  
  que lavan y dan blancura  
  y dejan la ropa seca?  
  ¿El frigorífico lleno  
  y colmada la despensa?  
  y, por supuesto, pan tierno  
  que lo duro lo desecha.  
  A pesar de la abundancia  
  no nacen niños apenas;  
  se dice que es sacrificio,  
  en esta vida moderna  
  que no hay que traer el agua,  
  ni amasar pan en la artesa,  
  ni que lavar los pañales,  
  ni dar a los niños teta.  
  Pañales de pon y tira  
  se ofrecen en cualquier tienda  
  y en la farmacia productos  
  como la leche materna  
  y, por supuesto, el dinero  
  en ningún medio escasea.  
  ¡Se habla de sacrificio  
  cuando la abundancia atesta!  
  ¡Cuanto hay que agradecer  
  a aquellas madres y abuelas!  
  Aquella mujer de antaño,  
  tal vez por no ser modernas.  
  ¡Cuantos debemos la vida  
  al sacrificio de ellas!  
  Una madres es una madre  
  con abundancia o sin ella,  
  pero la de la abundancia,  
  no sabe el sufrir de aquella,  
  que un niño le pide pan  
  cuando no hay pan en las artes  
 
 

Realización y Actualización: Ángel Manzano Mesón
Última actualización 16 de Enero del 2001
Copyright 2000