Actividades Artesanales

En el terreno de la producción artesanal, ha gozado de relevancia la fabricación de tejidos, que ocupa, tiempo atrás, a numerosos habitantes del pueblo. Como derivación de los trabajos lineros, tuvo arraigo la confección de trajes populares, así como mantas y alforjas. Aquellos dejaron de vestir al santeño desde la década de 1920, siendo exhibidos, a partir de entonces, únicamente, en ciertos días señalados, coincidiendo con la romería y la festividad patronal. Dichos trajes reflejan, en su diseño, el carácter de lugar de Entresierras que presenta Los Santos, participando de la sobriedad del traje charro y del primor del traje serrano. 

Antonia Pérez (Tejedora)
Pincha sobre las fotos de  la izquierda para verla a tamaño mayor

En cuanto a la fabricación de mantas y alforjas, se ha mantenido la tradición, habiendo destacado, en tal faceta, Ángel Miguel El Majo, del que es digna continuadora su hija Maria Antonia Pérez Hernández Escudero.

En la actualidad es Don Antonio Pérez que ha continuado con esta tradición en la fabricación de mantas y alforjas, como podéis ver en estas fotos trabajando a fondo, pues según nos comento para hacer una manta es un trabajo muy laborioso si realmente se quiere hacer bien, aunque también tiene la ayuda de su mujer (Pilar), para preparar las tiras de ropa hay mucho trabajo.

Lo triste del caso es que cuando Don Antonio Pérez, deje de hacerlo es una tradición que se va a perder a no ser que alguien lo quiera continuar.

Ver más fotos de los trabajos de Antonio Pérez.

Otra actividad desarrollada en Los Santos, ligada al oficio metalúrgico, era el de renovero. Según Antonio, El Herrero, los cencerros eran renovados, antiguamente, en las fraguas de Los Santos. Tal operación consistía en pulimentar la superficie de los mismo, cuyo baño de cobre (necesario para darles sonoridad) presentaba, en bruto, un profuso granulado. El mismo Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico, alude a la "industria" de cencerros en Los Santos, la cual perduraba aún por aquel entonces (alrededor de 1850).

Antonio (El-Herrero)

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño mayor.

Aquí en la izquierda podemos ver a Antonio Marcos Sánchez, herrando vacas, oficio con mucho trabajo debido a la gran cantidad de ganado vacuno que se utilizaba para los trabajos diarios del campo. Como en todos los oficios del pueblo normalmente pasaban de padres a hijos, como en este caso que Antonio aprendió de su padre Benedicto Marcos Curto.

Información ofrecida por Iván Marcos Martín, hijo de Antonio y nieto de Benedicto.

Así de esta forma se siguen herrando a los animales, aunque se hace menos que antiguamente ya que no hay animales de trabajo como antes, caballos, mulos etc. etc. etc.. 

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño mayor. Pincha sobre la imagen para verla a tamaño mayor.

Otras actividades de alguna importancia eran relacionadas con la fabricación de calzado, la confección de trajes y el montaje de carros. A mediados del siglo XVIII, había dos herreros, dos zapateros, un sastre, tres tejedores de lienzos, dos componedores (y, eventualmente, también, fabricantes) de carros, además de un albañil, dos vaqueros, dos guardas (uno para el ganado vacuno y el otro para la yeguas) y otro dos para las hojas de pan (CATASTRO DE ENSENADA: Respuestas Generales. Leg.509. fol.59 Archivo General de Simancas).

Canteros en la Recueva

En lo que respecta a los trabajos de cantería, en Los Santos, el origen de estos se remonta, probablemente, a la época prehistórica. Mas tarde, a partir de la Edad Media, la talla del granito daría prestancia y solidez a multitud de edificios, dotando al conjunto de las construcciones del pueblo de una configuración armoniosa, que se esta logrando mantener felizmente, merced a una loable entente entre el Ayuntamiento, los vecinos, los arquitectos y los canteros.

El buen hacer de estos últimos se perpetuado hasta hoy, así como también sus conocimientos ancestrales. Antiguamente, los canteros trabajaban en hermandades o gremios, a las que favorecieron los caballeros templarios. Hoy, existen canteros que, como los antiguos Hijos del Maestro Jacques, constructores vinculados al camino de Santiago, han heredado una serie de técnicas y una tradición cuajada de símbolos (Santiago apóstol era tenido por iniciador de los canteros al arte de la construcción. De ahí la denominación de estos como Hijos del Maestro Jacques (en francés, Jacques es el nombre de Santiago). No hay que olvidar, en relación con ello, que el núcleo de Los Santos, esto es, los berrocales graníticos de los que se ha venido obteniendo la materia prima para la realización de los trabajos correspondientes, se hallan realizados en las inmediaciones de una importante ruta de peregrinación que conducía a las tierras del noroeste peninsular; no me refiero, obviamente, a la ruta llamada del camino francés sino aquella otra que se conoce con el nombre Camino de la Plata (que en esta pagina le doy mucha importancia. Incluyendo un apartado especial en estas paginas)

Estas fotos corresponden a lo que en su tiempo fue la ermita de Santa Ana, en la actualidad es una casa de uso particular y completamente restaurada, aunque esta dividida en tres partes, como se puede ver por las tres puertas de entrada principales. (Para ver las nuevas imágenes  pincha sobre la foto de la izquierda)

Actualmente lo que fue la ermita de Santa Ana, es el orgullo de un santeño que con su esfuerzo a conseguido rehabilitar por completo la casa que estaba casi en ruinas, en una casa particular con una decoración digna de ser vista.  ver fotos.

Como oportunamente se vera, la existencia de megalitos por un lado y de ermitas puestas bajo la advocación de Santiago, de Santa Ana y San Jorge (donde, como ya indique, se veneraba, además, a San Roque), por otro, aparte la huella templaria que puede rastrearse a través de la presencia de San Bartolomé, refuerza el carácter trascendente de los trabajos canteros.

Realización y Actualización: Ángel Manzano Mesón
Última actualización 06 de Diciembre del 2000
Copyright 2000